Las sofocantes temperaturas del día no se han dejado notar tanto en la III Cata de Tomate Tradicional del Alto Palancia celebrada hoy en el sombreado patio de las antiguas escuelas del municipio de Sot de Ferrer, en el que han sido expuestas un total de 87 variedades de este apetitoso fruto de las solanáceas.

La actividad ha atraído hasta el municipio a un buen número de personas de la comarca y de las vecinas provincias de Castellón, Teruel y Valencia, las cuales han podido degustar las variedades tomate Rosa Barbastro, Negre Carbo, Valenciano de Navajas, de Colgar de Segorbe, Rosado de Ayerde, Xodos de Enramar, Cherry Negro, Negro de Crimea, Alberroc, Pupa de Vaca, Mala Cara, Masclet de Museros, Pera de Olba, y Negre Carbo, entre otras, ofrecidas por la organización a todos los visitantes.

El primer sorprendido por la gran cantidad de variedades existentes en al zona ha sido el subdirector general de agricultura de esta misma Conselleria, Vicent Marza, quién ha explicado que “personalmente no conocía esta actividad. He sido el primer sorprendido al ver la gran cantidad de variedades que hay. Este puede ser el primer paso para conseguir la denominación de origen y que los agricultores puedan vivir dignamente de lo que producen”.

El subdirector ha participado en la mesa redonda sobre la nueva normativa autonómica de venta directa de productos agrícolas y ganaderos celebrada a mitad mañana en las antiguas escuelas.

La celebración, que pese a su humildad es digna de todo elogio, es organizada por el Banco de Semillas del Alto Palancia, que pretende “promover el cultivo de variedades locales, tradicionales o rústicas, para garantizar su extensión y perpetuación en las huertas del Alto Palancia”, según explicó.